MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS: RECORRIDO A TRAVÉS DE LA EXPANSIÓN INTERNACIONAL DE NATURACERT.

Bogotá – 23 de Marzo de 2021.

No importan que tan lento avances, lo importante es nunca detenerseConfucio.

Quiero iniciar este mensaje con la frase anterior, ya que el tema que voy a tratar hoy precisamente tiene que ver con ello. En el año 2013 después de un tiempo de haber obtenido la acreditación cómo organismo certificador para el sello ‘Rainforest Alliance’, la Junta Directiva de NaturaCert, en cabeza de Elsa Matilde Escobar, para ese entonces me encomendó la misión de ofrecer servicios a nivel internacional.

Debo confesar que las rodillas me temblaron en aquel momento, ¿Cómo podría hacer eso? Como referencia de experiencia ya teníamos varios ejemplos de trabajo como ente de inspección en varios países de Centroamérica y yo misma había tenido la experiencia de haber creado una oficina en Colombia de un organismo alemán, sin embargo, en ese momento no era muy claro el panorama de cómo podía hacerlo con NaturaCert.

Comenzamos lentamente e iniciamos ofreciendo servicios directos en otros países como Panamá y Venezuela, las cuales fueron labores efímeras, pero la intención ya estaba puesta y el Universo confabulaba para que así se diera. Comenzamos a capacitarnos en la exportación de servicios, encontrando varias formas para hacerlo, y lo mejor es que que eran libres de impuestos, y es que para un país en vías del desarrollo como el nuestro, es un paso gigante exportar algo diferente a ‘commodities’ o materias primas, porque al tratarse de servicios se requiere mayor destreza y experiencia además de alta calidad, aspectos que los colombianos podemos dominar muy bien, todo ello teniendo en cuenta que las exportaciones de servicios abren una nueva vía hacia la prosperidad, como lo expresa el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Como aporte a este fortalecimiento, he encontrado en las diferentes reuniones internacionales del sector en el que NaturaCert trabaja, que los colombianos tenemos una tenacidad diferente, puesta de manifiesto porque siempre sobresalimos por las ideas o la vehemencia para defender lo que creemos correcto, pero sobre todo por nuestra capacidad para trabajar un poco más, siempre hacemos los comentarios críticos, pero en general con el respeto que hace que los interlocutores piensen un poco más las cosas. En fin, somos ‘berracos’ como diríamos en mi tierra, sin embargo, se encuentran aún obstáculos locales por resolver y es que ganar confianza en lo que somos y creer en nosotros y en nuestras capacidades nos cuesta mucho.

Continuando con el trabajo de ampliar los servicios de NaturaCert al ámbito internacional nos registramos en la DIAN como exportadores de servicios no presénciales en 2018, sin estar aún muy seguros de cómo lo lograríamos; de todas formas, fue mucho mejor para poder recibir los pagos de actividades que, aunque generábamos en Colombia nos pagaban desde el exterior.

En 2019 después de cambios importantes que hubo en el esquema Rainforest Alliance en 2017, llegaron a nosotros las distintas organizaciones que trabajan en Centroamérica con la intensión de que fuéramos su organismo certificador. Además del susto y la emoción porque las cosas se fueran concretando, comenzamos a trabajar y a encontrar distintos retos a través del camino, porque una nueva actividad no se consolida si no hay retos y mejoras que afrontar, esto sin pensar que llegaría el mayor reto de todos a nivel global: La pandemia.

Esta situación logró paralizarnos como organización únicamente durante un mes, lo cual fue un gran impacto para nosotros. Pero como siempre, por nuestro enorme tesón, decidimos no dejarnos amedrentar y cuidándonos lo pudimos superar. Realizamos así más de 300 auditorías en campo sin un solo contagio, lo que muestra que las indicaciones de cuidado personal si funcionan.

Durante este tiempo de confinamiento y trabajo administrativo en casa nos contactaron de varios países como Chile y Perú para que fuéramos su organismo certificador.  La última sorpresa fueron España y Portugal, lo que nos indica que cuando creemos firmemente que una idea se puede lograr no importa el tiempo, el Universo confabula para que así sea, lo importante es nunca detenerse.

 

Sandra Marcela Restrepo.

Directora Ejecutiva NaturaCert.